TURISMO

 

ALMODOVAR DEL RIO

 

62_almodovar_del_rio.jpg (11658 bytes)Del norte bajamos hacia el sur para adentrarnos en las tierras de Andalucía. En ella tenemos ciudades dignas de mención y de las que hablaremos para descubrir otras cosas diferentes a las que ya se conocen. Esta semana hemos ido hasta la provincia de Córdoba, a un pueblo a pocos kilómetros de la capital llamado Almodóvar del Río, un lugar que de por sí tiene su encanto, con sus casas blancas y empinadas calles, pero destacando sobre esa sencillez un monumento típicamente medieval, su castillo. Desde que fuera edificado por lo árabes, este recinto gozó de una gran importancia militar debido a su gran extensión (5.627 metros cuadrados) y a un emplazamiento casi inaccesible, lo que hizo que nunca se tomara por la fuerza de las armas. Fue edificado en el año 740 y permaneció durante siglos en poder musulmán hasta que fue entregado por tratado los cristianos. Sirvió de prisión a ilustres personajes como Juana de Lara, Pedro Fernández de Quesada entre otros. Como magnífico castillo que es tiene su leyenda, llamada de la Encantá que cuenta la trágica historia de la princesa Zaida y su marido el príncipe Fath Al Ma’mun, que fue muerto en batalla en Almodóvar del Río el día 28 de marzo de 109, cuando el castillo fue asaltado por los almorávides y desde entonces la princesa Zaida pasea ese día por la Torre del Homenaje del castillo a la espera de su marido. El castillo posee además unas mazmorras dignas de ver, aunque no se puede llegar hasta las más profundas, pues sólo hay un agujero por el que bajaban a los prisioneros mediante una cadena y allí lo dejaban en plena oscuridad. El castillo es propiedad privada, pertenece a la familia del que fuera caballero de la orden de Santiago Don Francisco del Corral y Guzmán desde el siglo XVII, familia hoy perteneciente al marquesado de la Motilla. Pero puede visitarse. Un señor se encarga de darte las indicaciones oportunas para visitar las zona no habitadas, pues todavía vive gente allí, en la edificación más tardía. Quizás haya que esperar algo en la puerta pero vale la pena. Después de visitar el castillo, no se marchen en seguida de esta localidad. Si tienen tiempo pueden hacer algunos de los diferentes senderos indicados y de los cuales les informarán gustosamente en el Ayuntamiento. También pueden disfrutar de la gastronomía y del ambiente local. Seguro que no se arrepienten.

 

    Foto: Castillo