JULIÁN PINA, NUEVO ALCALDE DE CADREITA 

 

El socialista Julián Pina es el nuevo alcalde de Cadreita, elegido en las elecciones del 13 de junio. Está casado tiene 47 años y es profesor en el Colegio de Jesuitas en Tudela. Ha accedido a la alcaldía después de 16 años de gobierno del regionalista de UPN, Angel Ría y entra con un objetivo claro: conseguir que el Ayuntamiento cuente con tierras y patrimonio propio, pues esta localidad ha estado siempre limitada por su condición de señorío.

P.- ¿Brevemente, cuál es la historia de Cadreita y cómo ha condicionado su desarrollo?

R.- El nombre de Cadreita aparece a raíz de una malformación del castellano. Proviene de un nombre romano que es catarata en latín y evoluciona a Cadreita hacia el siglo XI. La única explicación posible es una especia de cana de agua debajo del pueblo que pudieron ser los primeros regadíos de tiempo de los romanos. Pero lo que más la ha marcado es que siempre ha sido un señorío, había una familia, y los colonos cultivaban la tierra y así ha ido pasando por muchas manos hasta que cae en manos del Príncipe de Viana que la cambia por unos pueblos que están en la cuenca de Pamplona y hasta el siglo XVIII no cae en las manos de la casa de Alburquerque que es la casa que ha estado en la localidad hasta la actualidad. En este siglo XX los agricultores de la localidad fueron comprando las tierras que cultivaban, no sin problemas y muchas negociaciones. Fue un momento muy difícil porque el pueblo se dividió. Se pagó la tierra con créditos blandos del Gobierno de Navarra, pero todavía queda bastante tierra en manos de la casa de Alburquerque. Los pueblos de los alrededores, cuando la principal fuente de riqueza era la agricultura, decían que se vivía bien porque la renta era muy baja, más baja que las contribuciones, pero las tierras no se podían vender, no había propiedad. Se vivía bien cuando no había otra cosa que la agricultura, pero ahora se requiere algo más, no tenemos terrenos para la industria. Las obras se acometían mediante subvenciones y ayudas y con la mano de obra del propio pueblo. Así el Ayuntamiento no tiene absolutamente nada de patrimonio, no tiene comunales, ni nada de nada, sus ingresos se reducen a las contribuciones. Esta situación ha marcado el desarrollo del pueblo que cuenta con muy poca industria.

P.- Es decir, que todavía siguen negociando

R.- En la actualidad seguimos en negociaciones con la casa de Alburquerque, que tiene alrededor de 27 herederos, para comprar terrenos que sirvan a la localidad tanto para servicios como para comunales. Ahora debemos comprar esa tierra que no vendieron y que era la tierra que llevaban directamente ellos.

P.- ¿Y turísticamente, pueden explotar algo de esa historia?

R.- Aunque tiene una amplia historia con el paso de romanos y árabes, no cuenta con una riqueza turística, ni con edificios de interés que hayan podido quedar de los Grandes de España que han pasado por ella. Solamente conserva la estructura de una aldea típicamente medieval, con la casa del señor, en un promontorio, y en semicírculo las de los colonos. No se ha conservado nada. Nos quedaron algunos retablos romanistas de la antigua iglesia del siglo XVI que fue derribada. Hubo en su día un palacio, pero tampoco se ha conservado. Además muchos de los señores han vivido en Tudela más que en Cadreita. Lo que sí podemos explotar es que Cadreita es uno de los 22 pueblos cogozantes de Bardenas quizás mediante la construcción de casas rurales, con visitas guiadas etc. La gente está dispuesta, pero existe algún problema como la Ley a la hora de ejecutar casas rurales, ya que es necesario tener una población más pequeña que la nuestra que es de sólo 1800 habitantes. Pero la ley puede cambiar.

P.- ¿Qué ha llevado a los cadreitanos a cambiar radicalmente su voto?

R.- No pensaba que fuésemos a ganar, ni menos por mayoría. Quizás la gente se ha cansado de lo mismo todos los años. Asimismo, la gente ha visto que la localidad sigue estancada, que los vecinos tienen que salir fuera para trabajar porque aquí no hay industria, en cambio sí hay en los pueblos de alrededor. En la legislatura anterior se intentó hacer un polígono, pero los socialistas lo echamos atrás porque veíamos que era un polígono muy pequeño en un sitio que no era el ideal.

P.- ¿Cuáles son los proyectos de este nuevo Ayuntamiento?

R.- Lo primero de todo y lo más importante es conseguir los terrenos para el polígono industrial que se ubicaría posiblemente en la carretera de Milagro. Claro que se deben comprar los terrenos primero y para ello ya hemos entrado en negociaciones con los herederos. Se pretenden adquirir unos 300.000 metros cuadrados, para tener suficiente, ya que hay dos empresas interesadas en instalarse, una conservera y un taller mecánico. En cuanto a la urbanización se llevaría a cabo o mediante acuerdo con Nasuinsa o por nosotros mismos, eso habrá que estudiarlo. Aunque todo ello supondría un gran coste, pero es lo principal, ya que la ubicación de la localidad es muy buena.

El segundo punto de nuestro programa es la residencia de ancianos, como tienen en los pueblos de alrededor. Ahora mismo Cadreita tiene a unos siete ancianos desplazados y es un trauma para ellos dejar su pueblo. No es que tengamos una gran demanda, puesto que mientras se valen y están los hijos que los cuidan, no hay tanto problema. Sin embargo, sí que es una demanda social muy grande. Sabemos que es costoso y tienes que conseguir gente que la lleve. El lugar no lo tenemos decidido, aunque estamos negociando la compra de la Casa Ducal o siempre podríamos entrar en las escuelas antiguas que están como dotacionales desde principios de siglo. En suma, una de las características de mi legislatura va a ser comprar, porque hay que dejar patrimonio en el Ayuntamiento.

Otro de los objetivos va a ser conseguir unos terrenos comunales, para lo cual también hay que comprar tierras, como dotación para agricultores jóvenes. Asimismo, potenciar las cuestiones de educación y cultura, ampliar la dotación de la biblioteca y extenderla hacia la población, además de actuaciones culturales que animen a la gente.

Asimismo, existe un problema que desearíamos se solucionase. Se trata de unos terrenos que pertenecen a Alfaro y que son cultivados por gente de Cadreita, ya que en su tiempo correspondían a la localidad. El problema está en que las contribuciones se pagan fuera y además no entran a la hora de recibir subvenciones de la Comunidad Foral. Aunque es una cuestión que tendrán que solucionar políticamente las Comunidades. Trataremos que Pamplona vuelva a plantearlo ya que se llevó hace algún tiempo.

Mejorar el entorno, hacer más atractiva la localidad con jardines que hay muy pocos, o incentivar el lavado de cara de las fachadas son otras cuestiones que habrá que ir desarrollando.

P.- Los servicios son importantes a la hora de que lleguen empresas ¿cómo está la localidad en ese sentido?.

R.- Tenemos todo lo necesario, aunque todo puede ser mejorable. El polideportivo está muy bien, es reciente, con zona ajardinada, merenderos con asadores, un frontón cubierto, una piscina grande y otra infantil, campo de fútbol, 4 pistas de tenis, dos recientemente inauguradas, y otra zona para multiusos. En cuanto al aspecto médico, tenemos un consultorio que debe evolucionar, porque nos correspondía geográficamente el consultorio, pero hubo problemas y no llegó a instalarse aquí. Pero estamos luchando para conseguir guardias físicas permanentes, una pediatra constante, es decir, que se convierta en un consultorio. Además, queremos hacer una piscina cubierta mancomunada entre Arguedas, Valtierra, Milagro, Villafranca y Cadreita, y sería en nuestra localidad, por centro geográfico, donde debería localizarse, pero quizás también se desplace a un lugar que no corresponda a ninguna localidad. La educación cuenta con una escuela en la que se imparte el primer ciclo, la ESO se imparte en Marcilla, club de jubilados. Hay dos restaurantes que sirven comidas a domicilio y es algo que ha creado bastante trabajo, aunque falta un restaurante fijo, ya que no están abiertos todos los días. Espero que si empezamos a explotar Bardenas, la iniciativa privada se desarrolle. Se han ido renovando parte de las redes de saneamiento y abastecimiento y se continuará . Otra de las cuestiones esenciales será la llegada del gas natural. Las obras para su instalación comenzarán en octubre y puede también ser un gran reclamo para la industria.

P.- Se pretende invertir mucho en compras y actuaciones ¿cómo se va a conseguir gestionar todo ello?

R.- Por ahora, ir pateando alfombras por el Gobierno de Navarra, conseguir subvenciones. Más adelante quizás haya que subir las contribuciones. Después si se consiguen los comunales, comienzan a venir industrias pues eso conducirá a ir sacando poco a poco la cabeza. A mí no me tocará, yo habré sembrado, a otros les tocará cosechar, pero eso no me importa, no hay que ser populista y hay que ir hacia delante porque quedan muchas cosas por hacer.

 

Escribe: Marta Elía