TURISMO

 

SANTIAGO DE COMPOSTELA (II)

52_catedral_santiago_con_marta.jpg (12644 bytes)Después de quedar asombrado con la plaza del Obradoiro, donde este año podrá encontrar multitud de peregrinos, es obligado comenzar la visita a la ciudad, empezando por la Catedral en la que se entremezclan la arquitectura y escultura románica y barroca. Sobre el sepulcro del Apóstol Santiago se construyó primero una pequeña iglesia (Alfonso), después una basílica (Alfonso III), siendo en el año 1075, durante el obispado de Diego Peláez cuando se comenzó la construcción de la actual que se terminaría en el año 1128, aunque posteriormente hubo modificaciones y nuevas incorporaciones como la fachada del Obradoiro o la Capilla Mayor. Entrar en ella a través del pórtico de la Gloria, uno de los más impresionantes conjuntos escultóricos del románico, llena hasta al más incrédulo de emoción. De emoción y de leyendas, que de eso está lleno Galicia y no está exenta la Catedral, así, nada más entrar no debemos olvidar una columna donde realizar tres deseos. En ella está marcada una mano sobre la que posaremos la nuestra, para después dar varios cabezazos en la escultura que se encuentra a sus pies. Dicen que cuanto más fuerte se haga más posibilidades tienes de que se cumplan tus deseos. Importante es también abrazar la figura del Apóstol por detrás y no lo es menos contemplar el vaivén del botafumeiro, manejado con incomparable maestría. Si nos situamos en los laterales de la nave podremos contemplar cómo da la impresión de que el botafumeiro puede tocar tu cabeza, pero nunca lo hace. Durante este año puede verse en la celebración de la misa del peregrino a las 12 de la mañana. En la Catedral nos podemos entretener mucho más, viendo el museo, las capillas y las fachadas entre las que destaca la de las Platerías. Sin duda un lugar donde observar una impresionante obra de los siglos y de la Fe.

 

    Foto: Catedral de Santiago