Guardian Navarra apuesta por un mayor desarrollo de La Ribera  

 

La empresa Guardian Navarra se encuentra al 100% de su capacidad productiva y, en sus cinco años de presencia en Tudela, ha vendido toda su producción por lo que no es de extrañar que el grupo esté pensando en una posible ampliación de la empresa, con una nueva línea de fabricación, aunque no se sabe muy bien cuándo ni dónde, porque podría ser fuera de Tudela. Todo dependerá de la evolución económica de los mercados. Mientras tanto, Guardian tiene como objetivo para 1999 desarrollar más profundamente mercados como el francés donde la empresa carece de una estructura adecuada para operar con mayor fuerza. Asimismo, Guardian Navarra ha obtenido el pasado año el certificado QS-9000, como una deferencia hacia sus clientes que transforman el vidrio para empresas automovilísticas, aunque su producción directa está dirigida mayoritariamente al mercado de la construcción.

 

Guardian Navarra ha vendido el 100% de su producción los cinco años que lleva en funcionamiento, por lo que da pie ha pensar en nuevos proyectos unidos a esta planta de Tudela que, sin embargo, no se espera sean inmediatos, como podría ser el establecimiento de nuevas líneas de producción, que se unirían a la ya existente.

Ante este nuevo año 1999 Guardian Navarra espera afianzarse como un horno imprescindible en la Península Ibérica y el sur de Francia, puesto que comienza a crearse un nombre en mercados más lejanos como el británico o el italiano debido, sobre todo, a su calidad y a la gran aceptación de su vidrio en el mercado de transformación. La expansión que busca Guardian más que geográfica se centra a nivel de servicio al cliente, en una aproximación global que mejore el producto y le satisfaga en mayor medida. La cercanía de la planta de Tudela a Francia hace mirar a la empresa a este país como un mercado natural donde queda bastante camino por recorrer estructural y operacionalmente. Entrando en él conseguiría estar todavía más cerca del cliente y mejorar en servicio y atención.

 

 

Calidad

La filosofía de Guardian Industries en este sentido ha seguido una línea continua. Su insistencia en la seguridad laboral, el orden y la limpieza ha demostrado que estas tres consignas no son mera filantropía, sino que por el contrario revierten en una mayor calidad, un mejor servicio y cuidado del factor humano de la empresa que al final hace más sencillo el fin último de una empresa privada. La planta de Guardian en Tudela es un ejemplo de conjunción entre un grupo de gente experimentada y otro que comienza a andar en el mercado laboral. Esta conjunción ha conseguido que se trabaje de cara al cliente, buscando la simplicidad del trabajo diario, con una gran flexibilidad y capacidad de adaptación a los eventuales cambios que puedan mejorar el servicio. De ahí que Guadian Navarra esté al tanto de los sistemas de calidad necesarios para estar presentes en los mercados internacionales. En octubre de 1996 consiguió el certificado ISO-9002 y más recientemente, en octubre de 1998 recibió la certificación QS-9000, perteneciente a los grupos automovilísticos Ford, Chrysler y General Motors que ha supuesto un arduo trabajo para el departamento de calidad que ha tenido que realizar una revisión completa de los sistemas, ya que la QS es mucho más restrictiva que la ISO-9000. Un certificado que han obtenido como una deferencia para algunos de sus clientes que transforman el vidrio para las casas automovilísticas, aunque el principal mercado de Guardian sea el vidrio para la construcción. Asimismo, Guardian Navarra se está planteando la posibilidad de conseguir la certificación ISO-14001 de calidad medioambiental.

 

 

Al límite de su capacidad

Ya han pasado 5 años desde que Guardian Navarra, empresa perteneciente a la multinacional de vidrio Guardian Indutries, comenzó su producción de vidrio flotado en la planta de Tudela. En este tiempo se han producido 111.582.020 m2 de vidrio, lo que equivale a una hoja de tres metros de anchura que rodearía la tierra. La planta situada en la Ribera factura al año 9.500 millones de pesetas (57 millones de euros) lo que equivale a 191.000 toneladas de vidrio al año y desde el inicio de este año realiza todas sus transacciones en euros. El gasto en gas anual es de 800 millones de pesetas(4,808 millones de euros), lo que supone 2,2 millones de pesetas diarios, que es lo mismo que consumen todos los hogares de Navarra en un día, y lleva a cabo las acciones necesarias para el aprovechamiento del calor que requiere. Al mismo tiempo ya se ha reciclado el equivalente a 600 millones de botellines de vidrio. La planta de Tudela emplea a 215 personas, de las cuales más del 80% tiene contrato indefinido y a esa cifra se debe añadir la creación de puestos de trabajo indirectos, con la expedición de 24 camiones diarios y la recepción de unos 30 camiones de materias primas. Para hacernos una idea, la cantidad de arena que se ha consumido desde el inicio de la producción cubriría el césped del Camp Nou con una altura de 30m.

La empresa confía en un mayor desarrollo de la zona de la Ribera si se sigue trabajando en la misma línea. La mejora de la situación económica, la disponibilidad y la colaboración por parte de las autoridades, la abundancia de mano de obra y la privilegiada situación geográfica de la Ribera de Navarra ha permitido a posibles inversores "redescubrir" esta región en los últimos años. Un redescubrimiento que podría, no obstante, verse frenado si las autoridades dejaran de prestar la atención necesaria para seguir atrayendo a las grandes inversiones a una zona que continua siendo deficitaria en industria si la comparamos con el norte de la región. La Ribera, una zona tradicionalmente agrícola, ha comenzado su transformación y a ello, afirman sus responsables, debemos contribuir todos.

 

Escribe: Marta Elía