Sergio Lacambra, Director de AYUDA EN ACCIÓN 

 

"HE VISTO MUY BUENA ACTITUD POR PARTE DE LOS HONDUREÑOS"

 

La organización no gubernamental Ayuda en Acción continua su labor en Honduras, cuando quizás nosotros hemos olvidado lo que allí ha ocurrido. Sergio Lacambra estuvo en Tudela para ofrecer una conferencia sobre la situación en aquel país después del huracán. Una organización que tiene un teléfono por si usted quiere seguir colaborando 91 5597070 y su correo electrónico: aea_info@isid. es

 32_ojos.jpg (9656 bytes)

Pregunta.- ¿ Sergio tú y tus compañeros vivisteis muy de cerca el huracán Micht, ya que estabais allí?

Respuesta.- Nosotros teníamos un año de estar trabajando en Honduras porque habíamos ido a abrir la oficina de Ayuda en Acción en el país y llevábamos un año trabajando con las comunidades hondureñas en el medio rural y casi cuando concluía el año nadie se esperaba un huracán así y llegó y nos pilló en mitad de la faena. A nivel personal viví el huracán muy de cerca puesto que me tocó evacuar mi casa, mi calle prácticamente desapareció, y el trabajo que veníamos realizando con Ayuda en Acción en el medio rural pues se lo llevo la inundación, y hubo que cambiar rápidamente la filosofía del trabajo, pasando del desarrollo a largo plazo a la emergencia.

P.- ¿Cómo estaba evolucionando Honduras antes del huracán?

R.- Era uno de los países más pobres y sigue siendo uno de los países más pobres de Iberoamérica, concretamente era el tercero después de Haití y Nicaragua, aunque no obstante había síntomas de que se estaba produciendo un cambio positivo en el país, sobre todo, en a mentalidad de la gente, y creo que esto se ha confirmado tras el huracán porque nosotros una de las cosas bonitas que hemos visto tras el huracán en las zonas que veníamos trabajando, es que la gente, sin tener que decirle nada, inmediatamente se echó al campo con los instrumentos de trabajo y se puso a reconstruir y recuperar lo que se había llevado el huracán las inundaciones. Se ha echado marcha atrás en el desarrollo del país, pero esa actitud positiva que había antes del huracán se ha mantenido y de hecho, creo que se ha reforzado. Y en ese sentido hay síntomas de esperanza.

P.- Y ¿qué proyectos se estaban realizando en esos momentos y que se han perdido?

R.- Yo te voy a poner un ejemplo muy concreto. Nosotros trabajamos en la zona sur del país que es una zona muy seca, donde apenas hay fuentes de agua y uno de los trabajos que veníamos realizando era la construcción de acueductos que llevaban aguas subterráneas hasta cada una de las viviendas de la aldea. Una semana antes del huracán acabábamos de instalar un sistema de agua en una comunidad. Era gente que tenía que recorrer cuatro o cinco kilómetros para ir a coger agua montaña arriba y esta gente una semana antes del huracán ya tenían agua en cada una de sus casas. Todavía no se había inaugurado oficialmente la obra, aunque ya estaba funcionando, entonces todo esto es lo que se llevó el huracán, sistema de agua potable y la gente ha tenido que volver al pasado cercano y volver a recorrer cuatro o cinco kilómetros para traer agua. Este es un ejemplo, también está la construcción de escuelas, capacitación para agricultores, construcción de centros de salud, formación a la hora de conseguir medicinas por medios naturales, compra de útiles escolares. Cosas fundamentales para el desarrollo integral de una Comunidad, estamos hablando de actuaciones en el campo de la salud, de la educación, de la producción y la comercialización, de la infraestructura, de la organización comunitaria, todo aquello, que en España se lleva haciendo desde hace siglos y que es necesario trabajar un poco en estas localidades.

P.- La política ¿ha influido en todos estos países a la hora de alcanzar un desarrollo?

R.- Eso es indudable. Esta gente tiene un pasado colonial al que quizás se le puedan achacar determinados males, pero no todos. Esta gente lleva casi dos siglos emancipada, entonces no todos los males son de herencia colonial. Después de la emancipación, ha habido numerosos gobiernos que han tenido al alcance de sus manos dar un cambio radical al país y no lo ha hecho. Indudablemente la política ha jugado un, papel determinante en perpetuar el subdesarrollo de estos países.

P.- ¿En estos momentos Honduras estará totalmente destrozado?

R.- Era un país pobre antes del huracán, el país en cuanto a infraestructuras ha dado marcha atrás y se ha colocado a nivel los años 40, las infraestructuras construidas los últimos 50 años han desaparecido, literalmente y no sólo eso, sino también la capacidad de generar riqueza, porque esta gente el producto interior bruto lo generaba a partir de la venta de plátano, de piña, de palma africana, de melones, sandias, camarones y todo eso se lo ha llevado el río, y no sólo la producción sino las tierras de cultivo, en eso está el drama. Porque las vegas de los ríos, que era la tierra más fértil, se han inundado y han dejado arena y roca, y se han llevado la tierra rica. La gente cultivaba también las laderas de los montes y también se han producido derrumbes, es decir, ha habido pérdidas en todos los sentidos. No sólo a corto plazo, sino también la pérdida de esa tierra, fundamental para generar la riqueza año tras año.

P.- ¿ Hubo un boom de llegada de ayuda, se notó en todas las poblaciones, y cómo sigue ahora el tema?

R.- Hay que darse cuenta que esto no ha sido algo que ha afectado a una zona concreta del país sino que ha afectado al conjunto del país, entonces inicialmente el gobierno tenía una serie de preferencias y prioridades que era por abastecer a las grandes ciudades. El gobierno en principio se centró en abastecer a Tegucigalpa, San Pedro Sula y las grandes ciudades. Las ONGs tuvieron que responder donde no llegaba el gobierno que era en el medio rural. Llegó un momento en el que una vez abastecidos, o establecidos los canales de distribución en las grandes ciudades, el gobierno comenzó a centrarse más en el medio rural y poco a poco la ayuda a ido llegando a todos los lugares y de forma bastante organizada. No todo el mundo sabe hacer de todo y por ello nos hemos coordinado todos con lo que sabíamos. En Honduras no ha habido esos problemas que ha habido en Nicaragua, donde el gobierno sólo permitía la llegada de ayuda a aquellos municipios donde gobernaba el partido que estaba en el poder, en Honduras el gobierno ha sabido estar a la altura de las circunstancias y no ha habido grandes problemas, al contrario, el Gobierno ha sido bastante facilitador.

P.- Se han coordinado bien las ONGs

R.- Sí, porque cada uno conoce su pequeño campo y entre todos hemos sabido coordinarnos. En Honduras había una dificultad porque es un país donde no hay mucha cooperación, no es como Nicaragua o El Salvador o Guatemala donde hay muchas ONGs, en Honduras apenas había, y existían lugares donde no había ninguna ONG trabajando. Entonces ha habido que hacer un esfuerzo para llegar a sitios donde no se trabajaba. Pero en cualquier caso si las ONGs no han llegado el Gobierno ha sabido responder e incluso otros gobiernos internacionales, que han apoyado mucho, como Méjico, España, el Norteamericano.

P.- ¿Y quienes están y siguen estando en Honduras?

R.- Al principio ha habido en los primeros días quienes han sabido responder han sido ONGs que tradicionalmente se dedicaban a emergencia, no era el caso de Ayuda en Acción, que nos dedicamos a proyectos a largo plazo, pero aún así hemos sido los primeros en situar ayuda Española en el medio rural, porque teníamos contactos hechos. Luego a nivel de Gobierno, los Norteamericanos y Mejicanos supieron responder en el primer momento porque ellos tienen planes de emergencia nacionales que supieron trasladar inmediatamente. Pero esta gente pasado el mes de la emergencia ya volvieron a sus respectivos países y ya empezó a llegar una segunda hornada de países que están más acostumbrados a un trabajo más a largo plazo como España, Francia, Reino Unido, Holanda, Japón y las ONGs lo que estamos desde un primer momentos hemos trabajado en la emergencia y en la fase de post emergencia y rehabilitación del país y ha habido otras que trabajaban en países vecinos que han llegado y nos han facilitado apoyo.

P.- Ahora los proyectos de Ayuda en Acción habrán tenido que cambiar

R.- Sí, durante el primer mes se trabajó en hacer llegar a las comunidades alimentos, agua potable y medicinas y, ahora, ya hemos iniciado una segunda fase que tiene tres grandes componentes que son la reconstrucción e la infraestructura y viviendas dañadas en el medio rural, un segundo componente que es salud y prevención de enfermedades y un tercer componente que es la rehabilitación del tejido productivo.

P.- ¿Y la financiación?

R.- Aquí en España el movimiento solidario ha sido enorme, pero ya es hora de que los españoles nos sintamos orgullosos de las cosas que hacemos y estos ha sido un ejemplo, estamos en el camino de convertirnos en uno de los países más solidarios, somos de los primeros ya y lo que tenemos que pasar es de esa solidaridad puntual, tras la catástrofe, a ser una solidaridad constante, y estamos a punto de dar ese paso, de la caridad a la solidaridad constante.

P.- Psicológicamente la gente cómo está

R.- Hay muchos traumas, porque si yo mismo me pasado dos meses con pesadillas por las noches, he visto tantas cosas, imagínate la gente que ha perdido su casa, que ha permanecido días colgado de un árbol etc. Pero he visto muy buena actitud por parte de los hondureños, sobre todo, en el medio rural, en la ciudades es más complicado porque es más impersonal, pero en el medio rural enseguida la gente ha salido a trabajar y sigue trabajando duro, de forma que la esperanza sigue existiendo.

 

Escribe: Marta Elía