ANTONIO CATALÁN, PRESIDENTE DE AC HOTELES    

 

"ESTAMOS METIDOS EN UNA INVERSIÓN QUE RONDA LOS 40.000 MILLONES"

 

El empresario corellano Antonio Catalán vendió hacia el verano de 1997 su participación en NH al grupo Cofir, con lo que se desvinculó de la cadena que él mismo creó hace casi 20 años. Pero Catalán no se desvinculó del sector, ya que recibió a cambio varios hoteles con los que ha comenzado una nueva cadena, AC Hoteles que pretende seguir una nueva filosofía en los modos de hacer. Antonio Catalán, que presume de navarro en Madrid construirá uno de sus hoteles de la nueva cadena en Tudela, invirtiendo cerca de 500 millones en el edificio de la antigua casa de la Misericordia, propiedad del Ayuntamiento, y que éste sacó a concurso para la construcción de un hotel como les hemos estado informando. Un concurso al que sólo se presentó la firma de Catalán. Con él hablamos en Corella, tras la primera reunión que tuvo con el Ayuntamiento de Tudela después de la adjudicación.

Pregunta.- Antonio Catalán tiene al parecer grandes proyectos. Primero fue NH, que fue un éxito, ahora se encuentra inmerso con AC Hoteles en nuevos desarrollos que posiblemente también lo sean

Respuesta.- El éxito es de toda la gente que esta detrás y que ha hecho posible este proyecto, yo sólo lo cuento. Para nosotros NH es historia y ahora estamos en un nuevo proyecto, AC que tiene en estos momentos 21 proyectos en marcha y que en 24 meses estarán todos abiertos y ahora estamos en pleno crecimiento. Estamos ya con seis hoteles en Madrid, dos en Barcelona, Granada, Málaga, Zaragoza, Santiago de Compostela, por toda España. En un principio vamos a una velocidad por encima de la que pensábamos iba a tener. La gran suerte que he tenido es que todo el equipo de los cuatro Directores Generales de NH se vinieron conmigo con lo cual resulta mucho más fácil.

P.- ¿Cuál es la filosofía de AC?

R.- Hay dos tipos de proyectos. AC va a ser un concepto que llamamos de cuatro estrellas y media, por ejemplo con recuperación de edificios como en Granada donde tenemos un claustro del siglo XVI, en Santiago de Compostela donde tenemos un convento o en Toledo. Todo ello mezclado con hoteles muy modernos, más bien rozando las cinco estrellas. Esperamos tener unos 25 hoteles, de los cuales prácticamente ya contamos con 14 o 15 en el inicio. Estamos, además, con un desarrollo, que íbamos a llamar AC Base pero que al final el departamento de marketing dice saquemos otra marca y estamos estudiándola, donde creemos que cabrán unos 75 hoteles en toda España. Este otro tipo incluye un concepto muy normalizado, así como AC son unos hoteles completamente distintos, la segunda marca va a ser un concepto de tres estrellas subido de tono y ahí tenemos un gran campo para desarrollar dentro de España. Ya ahora estamos a una velocidad de crucero importante.

P.- Sería llegar a muchos más de los que se llegó con NH

R.- Bueno, si hemos llegado a hacer 21 hoteles en menos de un año, no creo que bajemos el ritmo. Yo creo que hay un gran momento de crecimiento, ten en cuenta que la posición nuestra es distinta a cuando se inició NH, partimos con unos fondos mucho mayores y estamos metidos en una inversión que ronda los 40.000 millones de pesetas.

P.- ¿Van a estar en las capitales de provincia?

R.- En la segunda marca por supuesto que estaremos en capitales de provincia. El plan estratégico contempla prácticamente todas, yo creo que el efecto red es fundamental y también el hecho de contar con socios dentro de las capitales a las que acudimos, ya que con ello se consigue eliminar una posible sensación de colonización. En AC puede encajar perfectamente el Hotel de Tudela, que es un edificio emblemático, no encajaría un hotel moderno. AC te diría que esta posicionado ya con 5 hoteles en Madrid, en Barcelona, estamos a punto de cerrar otro en Valencia, con lo cual estaríamos en los sitios más emblemáticos con edificios todos muy curiosos. Por ejemplo en Madrid estamos haciendo un macrohotel en Barajas de 400 habitaciones con un centro de convenciones. También nos hemos quedado con el edificio aledaño al Santo Mauro, que es otro palacete. Estamos realmente inmersos en diversos proyectos.

P.- AC va a tender hacia el mercado de los negocios o hacia el turismo

R.- Son necesarios ambos, negocios y turismo. Aquí cuando se habla de turismo se entiende más el tema turístico de costa, pero el componente que tiene el hotel urbano es 50% turístico y 50% de negocio.

P.- Pero un turismo de tipo alto, al parecer

R.- Sí, lógicamente, vamos hacia una banda de mercado, sobre todo, con AC con edificios muy singulares. Por otro lado, el proyecto no tiene nada que ver con NH y aunque no fuera más que por una cuestión de principios, lo lógico al hacer un segundo intento, es tender a mejorar el primero. La ventaja con que contamos ahora es que es un proyecto mucho más planificado desde el principio. En NH fuimos evolucionando sobre el proyecto, y en este momento, en AC los temas están absolutamente definidos, con lo cual la velocidad es mucho mayor.

P.- ¿Cómo ve Antonio Catalán que va a evolucionar el mercado hotelero?, porque sus intenciones apuntan a instalarse en toda España con hoteles de gran calidad. ¿Existe demanda suficiente?.

R.- Son dos conceptos diferentes, uno de cuatro estrellas y media y otro de tres y media. El primero está rozando las cinco estrellas y dentro habrá hoteles de cinco estrellas como el de Granada o de cuatro como el de Tudela. Y los otros serán de tres pero mucho más tecnificados. Tratamos de hacer una selección de un mercado que está absolutamente vivo y yo creo que hay muchos hoteles por hacer, pero también muchos hoteles que comprar y reformar. Yo creo que hay un campo, en estos momentos, de cerca de un 80% de hoteles que están en manos de propietarios individuales que van a tener que cambiar porque las nuevas tecnologías van a llevar a unos cambios absolutamente substanciales, que el hotel individual quizás no pueda soportar. Por ejemplo, en AC existen dos ingenieros superiores de telecomunicaciones que están exclusivamente trabajando en nuevas tecnologías y no hacen otra cosa que desarrollos de vídeo conferencias, vídeo presentaciones, sistemas de reservas. Hay un mundo que va avanzando y el hotel individual lo va tener complicado. Los hoteles, como en el resto del mundo, van a estar en manos de cadenas y creo que en los próximos cinco años va ser el momento en el que los hoteles van a resituarse. Estamos en un mercado totalmente de oferta, no hay mercado de demanda y hay que hacerlo mejor que la competencia. Yo creo que el hotel individual va a tener una tendencia, y de hecho nosotros vamos a terminar el año con 25 o 26 hoteles. Hay necesidad de que el hotel individual evolucione y el cambio que hay que dar no es sencillo. Por ejemplo, en el Malaga Palacio la inversión de reforma asciende a 1400 millones, el Diplomatic de Barcelona son 1.400 millones, entonces acometer todo esto para personas individuales y quizás ya mayores, no va a ser posible. Creo que las cadenas van a tener mucho que decir en los próximos años.

P.- Acometer hoteles en casas emblemáticas y Palacios es una apuesta importante en España. ¿Era necesario que apostasen las entidades privadas para recuperar estos edificios?

R.- Yo creo que hay un campo importante en España por desarrollar. Como ya he dicho, en Granada tenemos uno que va a ser uno de los mejores de España con un claustro del siglo XVI que tenemos absolutamente recuperado, con tres alturas, una iglesia espectacular, salas capitulares, todo combinado con lo más nuevo. Creo que hay muchas cosas para recuperar. Además tiene la ventaja de que es muy difícil competir con estos hoteles. El problema está en que son varias generaciones en manos de mucha gente y nadie toma la decisión de hacer nada. Hay también muchos edificios en manos de Ayuntamientos, concretamente Tudela sacó un concurso, Santiago de Compostela sacó otro, estamos en Valencia con un edificio espectacular y también va a ser otro concurso. Hay muchos edificios que han llegado a los Ayuntamientos y que o no tiene mucho sentido la recuperación o no tienen dinero los Ayuntamientos y creo que es un camino absolutamente abierto con unas posibilidades abiertas.

P.- Con dos marcas se pretende llegar a más mercados

R.- Con nuestra experiencia anterior, creo que estamos estructurando un tipo de cadena, teniendo en cuenta la pirámide clarísima que existe de mercado. Así entendimos que hacer un concepto muy novedoso con respecto a lo que es la restauración, recuperar indicios tenía un encanto y unas posibilidades de futuro enormes y la segunda marca es superar el concepto NH, mucho más uniforme e intentamos que las marcas no se abran demasiado. Es decir, que un cliente que vaya al Santo Mauro pueda ir tranquilamente a Toledo y más o menos esté dentro del mismo ámbito. Lógicamente en el Santo Mauro cuesta dormir mucho más. Los precios condicionan los sitios. En Tudela hubiese sido inviable hacer un hotel si tenemos que pagar mucho más por el edificio. Para empezar en Tudela no hay un sólo hotel, pero además están todos fuera de normativa. Tudela para la zona que tiene no tiene ninguna infraestructura. Pero será un lugar donde tenga acceso la gente

P.- ¿Qué le ha movido a venir a Tudela, un compromiso con la tierra o realmente una apuesta económica?

R.- Siempre hay una apuesta económica, lógicamente no es estratégico Tudela. De hecho cuando pasó por el proyecto Comité Ejecutivo del Consejo, como hay bastantes navarros, estaba Antonio Sagardoy, Javier Garde, recuerdo que Alberto Cortina dijo "bueno los números no los veamos porque este tema tiene un componente especial". Pero bueno, nosotros aspiramos lógicamente a ganar dinero, pero no todos los proyectos son iguales, el efecto red es importante y hay un componente sentimental. Aunque como negocio creo absolutamente en él porque estamos hablando de una inversión de casi 500 millones y pensamos que el hotel funcionará pero además por un tema de pura racionalidad y es que en Tudela no hay ningún hotel que reúna las características de un hotel normal. Nuestro hotel tendrá vídeo conferencias, vídeo presentaciones etc, y en Tudela no hay nada. Tudela es una ciudad a la que el Gobierno está intentado dar una entidad, creo que ha perdido empuje y lo que necesitaría en este momento sería más o menos un cierto empujón desde el punto de vista industrial.

P.- ¿Lo tenía pensado?

R.- No. La idea surgió más a través de Luis Campoy al preguntarme cómo veía la posibilidad de hacer un hotel allí y que iba a salir a concurso. Bueno, pues si sale allí estaremos.

P.- ¿Qué perspectivas de hotel se tiene?

R.- Primero en Tudela no hay un salón de banquetes que se pueda meter de forma ordenada. Necesita de infraestructuras, en Tudela no se puede montar nada porque no hay infraestructura, porque si quieres traer a alguien no sabes dónde meterlo.

P.- ¿Cree en el potencial industrial de Tudela?

R.- Yo ejerzo de navarro en Madrid y de hecho hemos hecho varias operaciones en las que he intervenido yo, soy socio de la fábrica de hormigones, estamos montando una lavandería con la ONCE y ahora estamos intentando también una operación de alcance, yo soy Consejero de Telepizza.

P.- ¿Y qué opina sobre la polémica sobre el Hotel ante una propiedad pública?

R.- Yo diría que viendo el mundo político desde una prisma donde no hay objetividad, porque cuando unos dicen A los otros dicen B, pues lo entiendo. Lo que me llama la atención en Tudela por parte de la oposición, porque en Galicia, concretamente en Santiago de Compostela se aprobó por mayoría total y absoluta y en Valencia está pasando absolutamente lo mismo. Y yo creo que en Tudela no hay nada, entonces no entiendo la polémica suscitada porque creo que es de tipo político. A mí me tocan alcaldes e todos los colores y en todos los sitios no reciben con los brazos abiertos, no tenemos ningún problema con ningún Ayuntamiento de España. Me ha llamado la atención la falta de criterio de la oposición, aunque bueno conociendo un poco el ambiente ya no me llama tanto la atención.

P.- En el hotel de Tudela, ¿Se va a hacer promoción turística?

R.- El hotel de Tudela va ligado a una historia que nos hemos montado con Granada, Toledo y Tudela de la red de juderías, y el marketing está totalmente estudiado. Tudela creo que tiene un componente importante y creo que el turismo ha subido de nivel, el turismo de sol de vuelta y vuelta ha pasado, la gente busca otra cosa. Creo que vamos a una sociedad absolutamente de ocio, las 35 horas las tendremos por decreto, los puentes serán acueductos y no veo mayor problema

 

Escribe: Marta Elía