TURISMO

CORELLA

corella_18.jpg (15764 bytes)Esta en fiestas estos días, por eso mismo y como es habitual, nos dejamos llevar por la música y el ambiente y nos trasladamos a esta ciudad que llaman Corella, la bella, y si así la llaman por algo será y lo mejor es descubrirlo. En ella destacan, dentro de un casco urbano excelentemente cuidado, varios edificios de índole civil y religiosa. Entre estos últimos están la Iglesia de San Miguel, barroca, que presenta una fachada exterior en ladrillo con dos torres gemelas. En su interior podemos observar su retablo mayor barroco, el Crucificado Gótico de estilo flamenco y el órgano del siglo XVII. También está la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, también con exterior de ladrillo sobre basamento de piedra. En su interior también podemos encontrar algunos tesoros, retablos y lienzos, una buena colección de piezas de orfebrería del XVIII y un órgano del XVII. También están el Convento del Carmen o el de Nuestra Señora de Araceli. En lo que a los edificios civiles se refiere, destaca sobre manera la Casa de las Cadenas, construida a principios del XVIII y lugar donde Felipe V se alojaba en sus visitas a la ciudad. Tampoco hay que perderse la casa de los Virto de Vera, con una bella escalera interior o el más antiguo palacio de los Peralta del siglo XVI que en ocasiones sirvió como residencia real. Corella cuenta además con un Museo de Arte Sacro que delata su importancia. Pero no podemos olvidar que Corella es también una ciudad emblemática en lo que al vino se refiere, con siete bodegas, una de las cuales es una de las más antiguas existentes, la de Camilo Castilla muy conocida por su moscatel Goya, aunque tiene otros vinos igualmente exquisitos: vale la pena darse un paseo por esta bella ciudad y más aún en fiestas.

 

     Foto: Casa de las Cadenas (siglo XVIII)