JORNADAS DEL VALLE DEL EBRO  


CONCLUSIONES SOBRE LAS JORNADAS DEL VALLE DEL EBRO, COMENTADAS POR YOLANDA BARCINA, CONSEJERA DE MEDIO AMBIENTE DEL GOBIERNO DE NAVARRA

Las conclusiones y el resumen que me corresponde hacer de estas jornadas creo que han sido expuestas magníficamente por el Doctor Gonzalo Molina en su conferencia, en la que ha comentado los retos que se están planteando la Unión Europea en el campo energético para el siguiente milenio a la hora de elaborar el 5º programa Marco en el que se está trabajando. No obstante, también ha habido una gran cantidad de ponencias y sé que han sido de una alta calidad científica, de las que podemos sacar las siguientes conclusiones:

  1. No se vislumbra que para un futuro próximo pueda existir una fuente de energía que cubra todas nuestras necesidades y resuelva todos los problemas energéticos. Es, por tanto, necesario acudir para el suministro energético a todas las fuentes que tengamos y éste se podrá garantizar, precisamente, por ese equilibrio entre las diversas fuentes de energía, combustibles fósiles, renovables, nucleares etc. Hay que buscar la buena mezcla de fuentes de energía.
  2. Durante mucho tiempo van a ser los combustibles fósiles como el carbón, petróleo y gas, los que soporten el mayor porcentaje sobre el consumo, el 75% del consumo actual, por lo que hemos de conseguir que su consumo sea siempre el más adecuado posible y evitar el despilfarro energético y de materias primas.
  3. Se ha de aportar decididamente por las energías renovables, aun teniendo en cuenta que en la situación actual es difícil que aporten un 100% del consumo total de energía primaria, porque tiene dificultad para garantizar el suministro continuo, y en el presente pueden implicar inestabilidades en el sistema. Es absolutamente necesario el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan distintos aportes de energía. El reto de la Unión Europea de pasar del 6% actual de energía primaria en forma de renovables al 12% en el año 2010 en toda la Unión Europea parece posible pero habrá que poner un gran empeño para llegar a conseguirlo y Navarra, sí que podemos decir, que ya ha superado ese reto, porque en el momento actual tenemos un 14% de la energía que consumimos proveniente de fuentes renovables y esto se debe al sector, en el momento actual, de la energía eólica. También se cuenta con el apoyo totalmente decidido, por parte del Gobierno Foral y el Parlamento, para que se cumplan las previsiones del Plan Energético, que en su día aprobó el Parlamento, para que en el año 2010 se llegue a ese incremento tan fuerte de energías renovables que en el caso de la energía eólica se establecen en un mínimo del 30%.
  4. Como dijo también el profesor López, la cuarta conclusión puede ser que lo que tenemos hemos de utilizarlo más y mejor, y para ello habrá que continuar investigando más en tecnologías más eficientes que nos permitan aprovechar toda la energía que hoy se pierde de forma que el rendimiento global de los procesos de producción siga aumentando. Para ello, y como se ha empezado a hacer, por ejemplo, para los frigoríficos, habrá que ir marcando plazos que permitan reducciones significativas de consumo de cada aparato y establecer etiquetas también energéticas de bajo consumo.
  5. Habrá que seguir trabajando en el desarrollo de nuevas tecnologías o en la búsqueda de nuevas fuentes que, aunque puedan ser conocidas, no han alcanzado todavía su madurez. Algunos de estos ejemplos pueden ser las pilas de combustible en la producción de electricidad, el desarrollo de biocombustibles para el transporte, el aprovechamiento de la termo electricidad para la producción de frío.
  6. El medio Ambiente no tiene precio, aunque su valor es incalculable. Esto nos dijo Don Javier Navarro, director general de Industria de Aragón, y ésta debe ser una de las directrices de nuestra actuación energética. Sin duda, el respeto al medio ambiente va a marcar el camino a seguir en cualquier tipo de producción y consumo de energía. Desde la cumbre de Río y, sobre todo, desde la de Kioto, existe un compromiso mundial por preservar la tierra para las futuras generaciones y por ello las emisiones de dióxido de carbono no sólo deben mantenerse en valores absolutos, sino que incluso deben disminuir y así el efecto invernadero no causará daños irreparables en nuestro clima. Además, habrá que introducir nuevos conceptos como el de huella ecológica, que se ha ido comentando en estas jornadas, y que supone la contabilidad de la energía y materia para una economía determinada y su conversión en metros cuadrados de superficie terrestre. Este concepto se puede incorporar en algunos de nuestros análisis.
  7. Desde la Administración se debe, además garantizar el presente suministro energético de gran calidad para todos los ciudadanos. También la Administración debe planificar cuáles van a ser las necesidades energéticas de nuestra sociedad y la forma en que éstas van a ser cubiertas, promoviendo la investigación y el desarrollo. Además, a través de la educación, debe modificarse la conciencia de nuestros jóvenes para que cambien sus hábitos de consumo y ahorren energía, ya que es uno de nuestros bienes más escasos.

Para terminar, recordar una idea que se ha ido transmitiendo en estas jornadas y que parece consecuencia de una reflexión. Es interesante recordar la idea del huevo y el embrión con que nos ha ilustrado el profesor Carreras. Es difícil imaginar que nuestra sociedad industrial hubiera podido ser creada sin la ayuda de las energías fósiles, pero de la misma manera que el embrión que se está desarrollando en el huevo necesita de los recursos alimenticios encerrados en el mismo para alcanzar la madurez, nuestra sociedad también necesita de estos recursos fósiles agotables para alcanzar la suya mientras va a la búsqueda de otras fuentes de energía que nos permitan un desarrollo sostenible. Por decir algo de mi propia cosecha, después de estas conclusiones, sí que considero que el desafío para el futuro consiste en consolidar la integración del medio ambiente en la planificación y el abastecimiento de todos los sistemas energéticos y hay que buscar nuevas sinergias entre medio ambiente, competitividad de las industrias y seguridad en el abastecimiento energético, disponiendo de esas variables, de esas mezclas de fuentes energéticas para utilizar en el momento necesario. Soy consciente que el futuro energético más que de reglamentaciones, requiere de investigación. Esto me parece que también es importante y que hay que impulsarlo desde las propias administraciones. Por centrarnos en Navarra, decir que, de manera consciente, el Gobierno está impulsando el plan Energético de Navarra sabiendo que hay que tener en cuenta en el campo energético un aspecto global. Navarra sola no puede hacer muchas cosas, pero sí que puede aportar su granito de arena, por ello se va a apostar por el Plan Energético, y además, se están haciendo actuaciones importantes, como puede ser la ciudad de Zolina que encaja perfectamente en esas ciudades del futuro, ciudades del mañana que ya son objetivos, que de hecho se están planteando dentro del 5º Programa Marco europeo. Creo que Navarra, como viene siendo habitual en el tema de energías, sigue trabajando porque intenta estar en las situaciones pioneras en el tema de medio ambiente y en el tema de las energías renovables.


Escribe: Marta Elía