Ángel Sada, Gerente de la Cooperativa San Esteban de Arguedas 


Arguedas es la localidad Navarra con mayor producción de arroz llegando al 65% de la producción total. La cooperativa de Arguedas fue la primera en comercializar este producto, aunque ahora yaarrozales_5.jpg (53869 bytes) se ocupan otros organismos. Angel Sada, es el gerente de la Cooperativa San Esteban de Arguedas, con él hablamos:

Pregunta.- ¿Cómo se inició la producción de arroz en la localidad?

Respuesta.- Yo comencé a trabajar en la Cooperativa en 1987. Cuando llegué pude ver en medio de la campa un pequeño montón de arroz y pregunté sobre él. Me dijeron que la caja Rural tenía una pequeña parcela en la finca de Murillo de las Limas en tierras que eran muy salitrosas y que justamente por ello, estaban ensayando allí la producción de arroz. Aquel año esa parcela de entre 20 30 hectáreas produjo 150.000 kilos. Por lo que tengo entendido, fue un empeño personal del Director de la caja Rural, Ignacio Arrieta, él creía que el cultivo del arroz podía funcionar en este tipo de terreno y se empeñó en sacarlo adelante. Hizo unos ensayos, jugándose el dinero de la Caja Rural y prosperó. El primer año fueron 150.000 kilos, el segundo medio millón y así hasta los nueve millones de kilos de producción que existen hoy en día en la Comunidad de los cuales entre 3 a 5 millones son de Arguedas.

P.- ¿Fue entonces a raíz de esos ensayos cómo empezó todo?

R.- Sí, pero de una forma muy rápida. Así en 1987 a penas había 100 hectáreas, en el 88 se pudieron hacer unas 200 y en el 89 se llega ya a las 800 hectáreas. El salto cualitativo se dio entre 1988-89, momento en que la cooperativa se hace cargo de la comercialización del producto. En 1988 yo viajé a Italia con el que hoy es jefe de cultivos intensivos del ITG, Alberto Lafarga, buscando variedades que encajasen climáticamente, la encontramos y así nos hicimos cargo de la comercialización. Posteriormente, en 1992 , toda la comercialización se concentró en la cooperativa de segundo grado de Agropecuaria Navarra que es la que hoy en día, a través de su sección de ventas, comercializa todo el arroz.

P.- Por tanto el arroz se vende después a grandes productores

R.- El arroz que comercializamos es en cáscara, no se vende elaborado. Lo que hacemos en nuestras instalaciones, en Navarra existen dos, una es la Asociación de Labradores de Tudela y otra la cooperativa de Arguedas, es secar el arroz y dejarlo a 14 grados y de ahí se vende a las distintas industrias. Por ejemplo, vendemos la mayoría a Dagsa, que es una empresa valenciana, pero hay otras industrias que compran en mucha menos cantidad en Navarra como puede ser SOS.

P.- ¿Y el que se comercializa como arroz de Navarra?

R.- El que comercializamos como arroz de Navarra es un arroz que nosotros elaboramos en Valencia. Al no tener instalaciones propias y ser de un coste elevado, nosotros lo que hacemos es contratar con esta industria que nos compra el arroz una maquila, nos elabora el arroz y nosotros lo comercializamos, aunque todavía en pequeñas cantidades, en Navarra. Este año vamos a hacer un esfuerzo por introducirlo, estamos en conversaciones con grandes superficies y procuraremos trabajar más en ello. Y estamos estudiando también la posibilidad de hacer una inversión importante para elaborar un anteproyecto de molino para arroz con el objetivo de blanquear aquí el arroz, pero lo que pasa es que la inversión necesaria es de 125 millones de pesetas para elaborar el arroz que se produce en Arguedas. Hemos estado en contacto con funcionarios del Gobierno de Navarra y nos han dicho que, en principio no hay ningún problema y que estarían encantados de facilitar todas las subvenciones necesarias para la realización del proyecto. Es una inversión que hay que cuantificarla muy bien, mirar los riesgos, porque hay que tener en cuenta que el precio del arroz en el mercado ha bajado en los dos últimos años 12 pesetas.

P.- ¿A qué es debido ese bajón?

R.- Esa bajada ha sido debida, principalmente ha dos cosas. Por una lado, han entrado de nuevo en la producción zonas que llevaban años sin poder cultivar por la sequía, como Extremadura y es que en el año 1989 se produjo una bajada enorme en la producción por esa falta de agua. Pero nunca se llegó a alcanzar los niveles en los que hoy estamos, en 1989 existían 60.000 hectáreas de arroz en España, este año se han llegado a las 110.000. En poco más de ocho años hemos casi duplicado la superficie. Por otra parte, a través de Rotterdam está entrando mucho arroz proveniente de antiguas colonias holandesas, territorios que tienen un trato preferencial desde el punto de vista de la Comunidad Económica Europea y que entran con uno aranceles muy bajos y provocan la bajada del precio del arroz. Entonces, estamos así en una situación complicada, porque las circunstancias que nos hacen pensar en acometer inversiones para asegurar la renta del agricultor, nos hacen dudar sobre si la inversión es viables o no. Ahora mismo nos estamos debatiendo en esa disyuntiva.

P.- ¿Cómo está el tema del arroz en lo que se refiere a la Unión Europea?

R.- Ahora mismo tal como esté regulado el arroz establecía una ayuda el primer año de 111 euros, unas 18.000 pesetas por hectárea, en este segundo año estaríamos hablando de 222 euros y el tercer año, en 1999, 333 euros, esto es unas 54.000 pesetas por hectárea. Pero nos encontramos que al superar la superficie de garantía que son 104.000 hectáreas, entramos en zona de penalización. Zona que el primer año se pudo evitar porque se restó la superficie destinada al cultivo de semilla de arroz. Pero ahora nos encontramos con una situación muy curiosa porque aunque hemos sobrepasado la superficie en un 5% podemos entrar en penalizaciones de la ayuda de un 25%. Entonces, ahora, a a través de nuestros sindicatos y asociaciones de cooperativas estamos presionando a la administración para intentar que al igual que en el resto de los cereales, la penalización, al menos, si no se quita o no se puede ampliar la superficie garantizada, sea en proporción , si nos pasamos un 5% que sea ese tanto por ciento de penalización y no se multiplique. Ese sería uno de los temas que habría que ver de cara a la Agenda 2000. Otro de las negociaciones que se están entablando es si se podría adelantar la ayuda de los 333 euros y hacerla desde el primer año, teniendo en cuenta que la ayuda que se establecía de 18.000 pesetas por hectárea , era para garantizar la bajada del arroz que se preveía. Pero 18.000 pesetas vienen a garantizar una bajada de los precios de 3 pesetas y no de 12 que es la que realmente se ha producido. Luego de cara a esa Agenda 2000 lo que tenemos que luchar es porque se incremente la superficie.

P.- Ahora mismo estamos en el máximo de superficie cultivable de arroz…

R.- Exacto, y es que en Europa hay una cosa curiosa. Hay dos tipos de arroz, el largo que se consume en Europa y el redondo más mediterráneo. Europa es excedentaria en arroz redondo y deficitaria en arroz largo. Pero en su cómputo general somos deficitarios. Entonces lo que no acabamos de entender es que si somos deficitarios por qué no promocionar los arroces que somos capaces de producir y aumentar la superficie básica.

P.- Sería necesario cultivar arroz largo también en España?

R.- Nosotros lo intentamos, pero es complicado, porque el arroz largo posee un ciclo vegetativo de entorno a un mes más que lo que nosotros ponemos aquí y entonces por climatología es difícil. Aunque nuestro arroz no es el grano redondo que se produce en Valencia, es un intermedio, es grano medio, es un arroz que, correctamente promocionado, puede tener una buena entrada en el mercado y su calidad es, además, buena. Nosotros lo estamos introduciendo en la zona norte de España y Navarra y está entrando bastante bien y ahora estamos intentando mirar el tema de la Denominación de Origen y para ello estamos buscando una variedad que nos diferencie. Estamos analizando variedades que nos están siendo seleccionadas por un instituto valenciano de genética.

P.- Pero en el ámbito de la exportación con un arroz redondo ¿tendrán más complicaciones para llegar?

R.- No, porque donde nosotros podemos empezar a vender y donde hemos hecho un estudio de mercado es en el sur de Francia y allí los gustos no son muy distintos a los nuestros, Hemos hecho una prospección de mercado y hemos visto que nuestra variedad de arroz se está vendiendo con otras marcas en toda esa cornisa Cantábrica y sur de Francia. La verdad es que tampoco tenemos arroz para mucho más, porque nueve millones de kilos de arroz en cáscara no son más de 5 millones elaborados. Estamos también limitados en ese sentido.

P.- ¿La producción de arroz no va a aumentar?

R.- Aumentará con dos condiciones, una que el precio del arroz no se hunda del todo, porque sino la gente va a buscar otras alternativas, aunque no se muy bien cuáles. Y la segunda condición es, por ejemplo en Arguedas, aumentará la superficie, si se mantiene el mercado, porque en el año 2000 se va a hacer la concentración parcelaria. Y si hay penalizaciones las repartiremos para todos.

P.- ¿Qué solución cabe para que el precio del arroz se mantenga?

R.- La primera es que la ayuda que antes estaba establecida para el último año sea ya para el primero, y la segunda es intentar que nos entre la menor cantidad posible de arroz del extranjero con aranceles cero, con aranceles sí. La única tranquilidad que nos queda en estos momentos, siendo un poco cínico, es pensar que, como los mayores productores de arroz en Europa son los italianos, y los italianos no se van a dejar meter muchos más goles, esperamos que reaccionen y que su reacción nos beneficie a todos, porque los italiano saben moverse mejor en la Comunidad Económica Europea.

 

Entrevista: Marta Elía