Entrevista a la Presidenta de la Sociedad Protectora de Animales   


Desde hace algunos meses viene funcionando en Tudela una delegación de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas. Recientemente ha trasladado su oficina al pasaje del Paseo de Pamplona y ha acometido algunas acciones importantes como denunciar el maltrato de un gato de un mes apaleado hasta la muerte por unos jóvenes que ya han sido identificados. Todos ellos son voluntarios y trabajan para que los animales no esténpresidenta_3.jpg (8184 bytes) desprotegidos en nuestra zona, una zona donde los abandonos son muy habituales como en toda España, que no se parece nada a Suiza, donde, al parecer la media de abandonos anual es de dos animales. María Pilar Jiménez es su presidenta
.

P.- Cómo surgió la protectora

R.- La idea surgió al ver que existía una carencia en este sentido en toda la zona de la Ribera. Había un porcentaje de animales abandonados muy alto y que aquí no había nada, lo único que hay es un lazareto canino comarcal que tiene una capacidad muy reducida y que no cumple la labor de protección. Vimos que había un hueco que había que cubrir en cuanto a recogida de animales abandonados y adopción de los mimos.

P.- Surge la idea, pero ¿ cómo la lleváis a efecto?

R.- Nos pusimos en contacto con una veterinaria de Tudela, pusimos un cartel en la puerta y a raíz de ahí, empezamos a reunirnos semanalmente un grupo de personas que estábamos interesadas en el tema, que nos gustaban los animales y teníamos sensibilidad por este tema. Después nos pusimos en contacto con la Sociedad Protectora de Navarra con sede en Pamplona desde hacía varios años y llegamos a la conclusión de que lo mejor era abrir una delegación en la comarca de la Ribera. Después lo primordial fue encontrar un local de acogida de animales abandonados. Nos pusimos en contacto con la concejala de Sanidad y Medio Ambiente, María Eugenia Lasheras y ella con bastante rapidez tramitó el tema y nos consiguió un albergue que tenemos actualmente que no es excesivamente grande pero nos permite tener cierto número de perros y gatos y cuando son demasiados tenemos que enviar alguno a las instalaciones de Pamplona

P.- Cuánta gente forma la protectora

R.- En medio año que llevamos en funcionamiento hemos alcanzado a ser 70 socios pero, realmente trabajando al pie de cañón estamos unas 12 personas. Porque lo que hacemos a parte de atender determinadas horas al público la oficina, todos los días de la semana, en turno de mañana y tarde, venimos y atendemos a los animales en cuanto a limpieza, comida, agua y paseos.

P.- Una pregunta que siempre se hace la gente es el motivo por el cual estáis tan sensibilizados con los animales cuando existen muchas personas con problemas de otro tipo.

R.- Lo que pienso personalmente es que no hay que contraponer un tema con otro. La cuestión es que uno ponga su tiempo libre para luchar, para trabajar en un tema en el que cree bien sea en el aspecto humano, bien en favor de los animales, la cuestión es que aquí somos todos voluntarios nos interesa el tema y también nos interesan causas humanitarias, pero hemos elegido este camino. También decir, que hay cantidad de Asociaciones humanitarias, muchísima gente que colabora con ONG’s de todo tipo, pero en el tema de animales que es también importante no hay tanta gente y es un tema que hay que trabajarlo. Porque el tema de abandono de animales es también serio, no solo por sensibilidad sino que un animal abandonado en carretera puede causar una accidente de tráfico o se puede volver un perro medio salvaje porque se tiene que buscar la vida como sea, ya que hay un instinto de supervivencia que incluso nosotros los hombres tenemos.

P.- ¿Cómo está el tema del abandono en la Ribera?

R.- En cuanto a temporadas el mayor abandono se produce al poco tiempo de terminar las vacaciones de Navidad, porque se regalan los cachorritos y después no saben qué Hacer con él y también es típico en época de vacaciones de verano, ya que la gente en lugar de buscar otra alternativa como puede ser asociacion_protec_3.jpg (8262 bytes)que alguien te lo cuide o dejarlo en algún albergue canino, pues encuentran la solución más cómoda en el abandono, Nosotros ahora estamos informando en las oficinas sobre las distintas alternativas existentes.

P.- También realizáis campañas...

R.- La sociedad protectora, en el ámbito de Navarra a realizado campañas en contra del abandono, a favor de la esterilización, un tema importante porque la gente tiene camadas y después no saben qué hacer con los cachorros y nosotros en Tudela que llevamos poco tiempo tenemos pensado llevar a delante una campaña contra el abandono.

P.- Cómo funcionan las sociedades protectoras en otros lugares, porque se necesita dinero para llevar todo esto y vosotros sois voluntarios.

R.- Hay bastantes sociedades protectoras en toda España, pero las que mejor funcionan son las que tiene algún tipo de concierto o contrata con el Ayuntamiento que corresponde o como en nuestro caso con el Gobierno de Navarra. Tenemos una contrata anual por la cual se nos subvenciona de alguna forma a cambio de hacer el servicio de recogida de animales abandonados por toda Navarra. Las que no lo tienen muy difícil. Lo ideal sería que cada una tuviera un concierto con el Ayuntamiento pertinente porque la diferencia fundamental entre una protectora y un lazareto es que en éste si un per0ro entra y no tiene dueño y nadie lo reclama en 10 días se sacrifica y en cambio nosotros intentamos mantener ese animal el mayor tiempo posible a la vez que se le busca una familia, alguien que le quiera adoptar y en muchos casos se consigue y en otros, por desgracia, no.

P.- ¿Y cómo lo pasa una cuando no encuentras a nadie que adopte a los animales que tú has cuidado, le has cogido cariño?

R.- Pues le paseas diariamente, te acostumbras a él, y de repente te das cuenta que pasa el tiempo y que nadie lo quiere y que inevitablemente tarde o temprano habrá que sacrificarlo, es durísimo, pero no puedes hacer nada, ya que tiene haber cabida para otros que llegan, porque no paran nunca de llegar nuevos animales abandonados, eso es lo malo.

 

Entrevista: Marta Elía