Prueba de Euclides de que existen infinitos números primos:

Euclides descubrió que existe una infinidad de números primos hace más de 2.200 años.

Es una prueba clásica y muy bella:

Primero Euclides asumió que la lista de números primos es finita y llegó a una contradicción, luego la lista debe ser infinita.

Imaginemos una lista que contiene (todos) los primos: P1, P2, P3, ... Pn.  Entonces se puede generar otro número Q (mucho mayor) tal que:

Q=(P1 x P2 x P3 x ... x Pn) + 1

Este nuevo número Q puede ser primo o no.  Si es primo, ya tenemos un nuevo primo que no pertenece a la lista original, y por tanto esa lista no era completa. En el caso de que Q no sea primo, forzosamente tendrá que ser divisible por algún número primo que no puede ser uno de los de la lista, ya que al dividir Q por cualquiera de los primos de la lista siempre obtendremos 1 como resto.  Por lo tanto, tiene que existir otro primo Pn+i

En cualquiera de los dos casos hemos encontrado un número primo que NO estaba en la lista original.  Ahora podemos añadir este nuevo primo a la lista y repetir el proceso un infinito número de veces.  Siempre encontraremos un primo que no está en la lista.

La cantidad de números primos es infinita.

 

 

¿Te gustan los fractales?  Mira este árbol móvil del autor.